[ Actividades ]

Simposio: "Relaciones intergeneracionales"
Congreso Panamericano de Gerontología
São Paulo, Brasil, febrero 19-23, 1995

Síntesis publicada en FORUM 9, Buenos Aires, pág. 9 abril, 1995

Coordinadoras:
Dra. Eva Muchnik (Argentina)
Dra. Gloria Gutmann (Canadá)

Panelistas:
Dra. Barbara Hirschon (USA)
Psic. Lucía Franca (Brasil)
Psic. Ana Moraes (Brasil)
Prof. Mirta Cossia de Pacher (Argentina)


"En esta interesante reunión, las Dras. Eva Muchnik (Argentina) y Gloria Gutmann (Canadá) intervinieron en calidad de moderadora y cochair, respectivamente.

El primer tema, a cargo de la Dra. Barbara Hirschon del Instituto de Gerontología de la Universidad del Estado de Wyne, Detroit, (USA) trató del papel de cuidadores de tiempo completo que asumen muchos abuelos cuyos propios hijos son adictos a las drogas. "Es fundamental establecer reglas claras que ayuden a estas familias a delimitar roles y a reconocer quiénes y cómo participan de ella", reclamó la profesional. Especificó luego que entre algunas minorías raciales y étnicas existen ambigüedades acerca de quién ejerce la autoridad real de la familia lo que interfiere en la relación abuelo-nieto. Indicó que en la Universidad donde ella se desempeña se encuentra en desarrollo un programa de autoayuda para mejorar la calidad de vida de estas familias que está aplicándose en las poblaciones minoritarias afroamericanas y blancas.

La exposición del siguiente trabajo corrió por cuenta de la licenciada en psicología Lucía França quien compartió la presentación con su compatriota Ana Moraes, ambas pertenecientes al Departamento Nacional de Servicios Sociales para empleados de Comercio de Brasil. Ellas participaron en la implementación, desde 1993, de un programa de actividades intergeneracionales llamado "Había una vez" en el que intervinieron niños, adolescentes y ancianos con la orientación de psicólogos, asistentes sociales y libreros. Explicaron a la audiencia que esta idea se basa sobre la descripción de Genevieve Vaucher (Francia) cuya filosofía es utilizar los libros infantiles como instrumento para construir lazos intergeneracionales.
"La intención de este plan es compartir actividades pedagógicas y culturales con el fin de mejorar la comunicación entre las generaciones", declaró la Lic. França. Indicó que la actividad básica es sistemática; parte de la lectura y culmina en la realización de obras de teatro, videos o exposiciones en las que participan todos los miembros.

Entre los resultados registrados hasta el momento mencionaron: la maduración de las ideas de los participantes acerca del proceso de envejecimiento, el surgimiento de relaciones placenteras entre los grupos de niños, preadolescentes y personas de la tercera edad, la espontaneidad en la narración de las experiencias vividas por el grupo, aumento de la autoestima entre los mayores al reconocer su participación en la formación de los más pequeños, recuperación de la historia de los lugares y las comunidades, desarrollo de la creatividad y de la conciencia crítica en lo concerniente a los temas relacionados con el envejecimiento, la memoria cultural, la ecología, etc.

Como conclusiones las profesionales resaltaron el cumplimiento de los objetivos establecidos inicialmente. "Los profesionales que participamos en este proyecto estamos muy motivados, creemos en él y por eso llegamos a un nivel de cooperación esencial para el éxito de este programa".

Tomó la palabra a continuación la Profesora Mirta Cossia de Pacher del Departamento de Media y Tercera Edad (MTAD), de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de Entre Ríos, (Paraná, Argentina). Siguiendo con la línea de las profesionales brasileñas, la Prof. Pacher hizo referencia al programa Club de Narradores de Cuentos Infantiles (CNSC) en la Mediana y Tercera Edad (MTA). Explicó que la meta es estimular la actividad intelectual de los mayores y promover la lectura en los niños. Agregó que el programa tiene una etapa inicial de formadores de miembros del club que consiste en clases teórico-prácticas en la que se enseña a los futuros narradores a elegir las lecturas, analizar los textos, criticarlos y narrarlos en las escuelas elementales. Por último mencionó que sesenta por ciento de los asistentes ya egresaron y que treinta por ciento de ellos ya son miembros activos del club."

Tope