[ Actividades ]

Seminario Anual de TALIS
La Enseñanza en la Tercera Edad: una apertura al mundo

Paraná, Argentina, Septiembre de 1997

Club de Narradores de Cuentos Infantiles

Departamento de la Mediana y Tercera Edad
Facultad de Ciencias de la Educación
Universidad Nacional de Entre Ríos,
Paraná, Argentina

Profesora Mirta Cossia de Pacher

Se relatará la experiencia de la creación del Club de Narradores de Cuentos Infantiles en el Departamento de la Mediana y Tercera Edad en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de Entre Ríos, en la ciudad de Paraná, Argentina.

En primer lugar se hará referencia al Departamento en el que se realiza esta experiencia.

Hasta el siglo XIX la estructura de la población era piramidal: muchos niños en su base y pocos ancianos en su cúspide. Hoy la pirámide ha desaparecido en el mundo desarrollado y en la Argentina también, donde casi el 15% de sus habitantes tiene más de 60 años. Esto responde a la disminución de la natalidad y a los avances en la prevención y el tratamiento de las enfermedades, que han aumentado la expectativa de vida.

Nuestra sociedad que no estaba preparada para albergar a estas personas, se encuentra hoy, con serios problemas sociales, culturales y económicos.

En lo social se hace imprescindible una concientización familiar. Son muchos los ancianos que comparten hogares donde se interrelacionan dos o tres generaciones. Esto ocasiona conflictos entre padres e hijos, entre abuelos e hijos, entre abuelos y nietos.

Por otra parte, la jubilación trae aparejada pérdidas en la capacidad adquisitiva. Las magras jubilaciones no alcanzan para cubrir sus gastos personales y surge una nueva dependencia con los más jóvenes.

Además las exigencias culturales hacen que los adultos se vean obligados a una educación permanente para enfrentar las demandas de la sociedad moderna.

Considerando que la vejez no es sólo un hecho biológico sino también cultural, y coincidiendo con el pensamiento de Julián Marías que el adulto mayor es "un hombre de este tiempo, un hombre que tiene proyectos, que tiene futuro, que tiene esperanza", se crea en 1984 en la ciudad de Paraná el Departamento de la Mediana y Tercera Edad.

Este Departamento que tiene como objetivos brindar diversas posibilidades intelectuales, físicas y recreativas a los mayores de 35 años se creó, por iniciativa de la Profesora Yolanda D. de Nux quien se inspiró en la Universidad de la Tercera edad de Toulousse, Francia.

Como parte de las actividades se creó en 1993 el Club de Narradores de Cuentos Infantiles.

Los objetivos del Club de Narradores son:

Fomentar el ejercicio intelectual, creativo y recreativo en la mediana y tercera edad.
Favorecer las relaciones intergeneracionales.
Acercar los niños a los libros y estimular el hábito lector.

Teniendo en cuenta estos objetivos, el programa de formación de narradores, se inicia con un curso preparatorio con clases teórico-prácticas. El curso tiene una duración de cuatro meses y tiene como objetivo actualizar a los futuros narradores en la literatura infantil contemporánea y en la psicología infantil, para lograr así una satisfactoria comunicación con los niños.

Las clases teóricas comienzan con una revalorización de la palabra, ya que ésta es el sustento de la narración oral. El narrador deberá transmitir con las palabras, sensaciones, emociones, imágenes y de esta forma favorecer en los niños la imaginación creadora. También se realiza la actualización en literatura infantil. Se hace imprescindible la mentalización de los adultos en los nuevos conceptos de la literatura infantil. La mayoría de los adultos ha crecido pensando que la literatura infantil era el espacio dedicado al esparcimiento, a la complacencia o a la enseñanza. Hoy este concepto ha variado. La literatura infantil contemporánea es una literatura comprometida con los conflictos sociales, políticos y económicos. Además los escritores han incorporado nuevas temáticas como el amor, la soledad, la marginación social, las crisis familiares, la delincuencia, la drogadicción, entre otras. También han aparecido nuevas formas de discurso como por ejemplo las transgresiones lingüísticas, la ruptura de la lógica, la parodia, etc. que marcan una diferencia con la narrativa tradicional.

Se estudian las etapas evolutivas de los infantes. La psicología evolutiva nos presenta un niño como una entidad en sí misma, con sus caracteres, problemas, intereses y necesidades específicas. El niño de hoy necesita respuestas para todo. Muchas de esas respuestas podemos dárselas a través de los cuentos con personajes tan reales como ellos mismos. Se trabaja con la lectura, análisis y selección de cuentos.

Las clases prácticas se desarrollan en forma simultánea con las teóricas. Se comienza por ejercicios que actúan como desinhibitorios, tales como juegos de palabras, improvisaciones, dramatización de diferentes situaciones e invención de cuentos. También se trabaja con la voz en sus diferentes tonos, intensidades y modulaciones. Se ejercitan onomatopeyas y se pone especial atención a las pausas, silencios, gestos y ademanes.

Se pasa luego al aprendizaje de cuentos, tratando de ser fiel a la estructura argumental, pero sin memorizar para no restar espontaneidad al relato.

Nuestra modalidad consiste en narrar sentados y sin mostrar láminas, es por este motivo que el narrador deberá vivenciar previamente el cuento.

Quienes completan el curso pasan a formar parte del Club de Narradores. El Club desarrolla sus actividades en las Escuelas Primarias ante grupos de 20 o 25 alumnos. Los grupos se forman de acuerdo a las edades (desde 4 a 12 años). Dependiendo del número de alumnos la actividad en cada Escuela se extiende alrededor de tres meses.

Los narradores continúan reuniéndose una vez por semana en la Facultad para la crítica de las actuaciones, la práctica de nuevos cuentos y la actualización de conocimientos. Durante el transcurso del año 1997, los integrantes del Club reflexionaron sobre la crisis de lectura y elaboraron un documento con sugerencias para que la familia colabore con la escuela en la formación del hábito lector. En estos momentos están trabajando sobre los valores éticos, estéticos y morales que encierran los cuentos infantiles.

En 1995 se anexó al Club una Biblioteca Ambulante. En una segunda visita, los niños estimulados por las narraciones orales, toman contacto directo con los libros.

El Club está integrado en estos momentos por 13 miembros de los cuales el 53,8% tiene más de 60 años.

Se expondrán a continuación algunas apreciaciones de los integrantes del Club. Ellos manifiestan que esta actividad les ha brindado la oportunidad de:

adquirir agilidad intelectual con el aprendizaje de los relatos
haber recuperado la expresión oral
recrearse con los juegos de palabras, improvisaciones y dramatizaciones
sentirse útiles de colaborar con la escuela en la tarea de formar lectores
sentir satisfacción por el rol participativo
relacionarse con pares que persiguen un mismo fin.

Para concluir se expresa que en esta experiencia se cumplieron los objetivos propuestos de estimular el ejercicio intelectual, creativo y recreativo en la mediana y tercera edad y se fomentó el diálogo intergeneracional.

Tope